El triatleta Avelino Santos, tercer clasificado en el Desafío Octava Isla del pasado año, volverá este fin de semana a La Graciosa con el objetivo de darlo todo e intentar subirse al podio de nuevo. Vistiendo la camiseta del club TRICAN, hará todo lo posible por volver a disfrutar del ambiente que se vive en la que ha considerado como su prueba favorita.

 

  • ¿Qué te hizo decantarte por el triatlón?

Fue como un reto intentar acabar un triatlón. Me atraía la idea de combinar tres deportes de resistencia y decidí empezar a entrenar en la escuela de triatlón del club TRICAN, en la Ciudad Deportiva de Gran Canaria. Gracias a ese club, al que vuelvo a pertenecer, pude aprender mucho de este deporte y conocer a muchos amigos. Básicamente esas relaciones personales, la cordialidad y el ansia por superarme hicieron que me enganchara a este mundillo.

  • ¿Con qué disfrutas más de este deporte?

Con el ambiente que se vive en los entrenamientos grupales y en las competiciones. Algunos entrenamientos de ciclismo en grupo se convierten en apasionantes etapas donde llueven los “hachazos”. Las batallas se suelen comentar más tarde para echarnos unas risas y picar un poco a los “gallos” del grupo. Ahora es el grupo de entrenamiento “Training Dreams” de Cristian Martín.

  • ¿Cómo suelen ser tus entrenamientos las semanas de competición?

En la semana de competición, si esta es un objetivo importante, se suele bajar el volumen de horas de entrenamiento para llegar descansado y asimilar la carga de las semanas anteriores y así rendir al máximo.

  • ¿Cómo se consigue ser constante y mantener esa disciplina que requiere el triatlón?

No hay secretos, con la constancia y la ilusión de intentar cumplir los objetivos que te marques y por supuesto con el asesoramiento de tu entrenador que va a planificar tus entrenamientos en función de tus objetivos. Como dijo un gran entrenador, “más vale una mala planificación que una buena improvisación”.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de las competiciones?

El día de la competición es como un examen para el que has estado estudiando muchas horas; se le dedica mucho tiempo a entrenar y en cierto modo te la juegas, aunque no deben haber muchas sorpresas, ya que en la competición saldrá aquello que hayas entrenado, siempre me pongo nervioso y me siento “vivo”. Hasta que no oigo el bocinazo de salida no se me pasan esos nervios, pero después, una vez metido en la prueba, si has entrenado bien, disfrutarás de sensaciones que sólo conoces si compites en triatlón.

  • ¿Cómo valoras el triatlón del Desafío Octava Isla?

Diez sobre diez. El entorno es inmejorable, la organización también y el ambiente muy acogedor. Poder disfrutar de un entorno virgen como es la isla de La Graciosa para hacer lo que más nos gusta no tiene precio. Desde que probé esta prueba, es mi favorita.

  • ¿Qué esperas de esta nueva edición?

Espero poder disfrutar tanto del fin de semana como en años anteriores. A nivel organizativo ha estado a un nivel que difícilmente se puede superar, por lo que “no me lo mejores, iguálamelo”.

  • ¿Alguna estrategia pensada para volver a subirte al podio este fin de semana?

Como en todas las competiciones en las que se llega o se intenta llegar en un buen pico de forma, la estrategia se resume en darlo todo. Pero en la modalidad Desafío hay que guardar un poco en el triatlón del sábado para el trail de 31km del domingo. Supongo que no perder demasiado en el segmento de agua es lo que más me preocupa.

  • De las tres modalidades que conforman el triatlón, ¿cuál es tu preferida y cuál crees que es la que peor llevas?

Mi preferida es la bicicleta, aunque mi punto fuerte es la carrera a pie, de la “otra” disciplina prefiero decir que intento sobrevivir.

  • ¿Algún objetivo para este 2018?

Con este fin de semana empieza la temporada de competiciones para mí. El D8i es siempre un objetivo prioritario en mi planificación, también hay varias pruebas de las series canarias y sobre todo, el Nacional Militar de Triatlón.