Begoña Govea es Campeona de Canarias de Trail, título que consiguió hace unos meses en La Gomera. Sin embargo, ella no se considera de la élite dentro de las carreras de montaña, a pesar de llevar numerosos kilómetros y buenos resultados en su palmarés. Recuerda aún los primeros trail de Tenerife, donde asegura que las chicas “podían contarse con los dedos de una mano”. Hoy, puede contarnos alguna anécdota de esos años y también definirse como la deportista que es. Estará este fin de semana en la Haría Extreme, donde espera darlo todo y sobre todo, “disfrutar”.

  1. ¿Cómo se define como corredora Begoña Govea?

Como corredora, soy una corredora que para mí correr es mi pasión, es mi momento, mi punto de desconexión del resto de cosas, del resto del día que te exigen responsabilidad. Aquí es disfrutar, porque para mí correr es yo, mis piernas, la montaña, hacer lo que me gusta, lo hago para superarme a mí misma, para ponerme metas, porque me gusta, me divierte y es mi pasión.

  1. Tus inicios fueron en el atletismo, ¿cómo empezaste en el trail?

Sí, en cross populares, en pistas y en media maratón, combinado un poquito con todo en un club de atletismo donde empecé, en el Atalaya. Y cuando salió la primera carrera de montaña aquí en Tenerife me apunté. Éramos poquitas chicas, se nos podía contar con los dedos de las manos de las pocas que éramos, no teníamos ni material técnico ni nada para correr en montaña, los tenis eran de asfalto, mochilas una cualquiera, pero lo hacíamos con mucha ilusión, la verdad. También tocaba los raids, antes de empezar en el mundo de la montaña, toqué los raid de montaña, las orientaciones, que me encantaban. Y poco a poco, acabé dejando el asfalto y me metí de lleno en la montaña.

  1. ¿Cómo acabas en el Trecus Domingo Alonso?

Pues llegué tras una decisión que tomamos, más bien mi marido, que llevaba el Kalima Trail, que lo habíamos formado entre los dos y él llevaba todo, toda la directiva, el papeleo, y llevaba ya unos añitos saturado y necesitaba desconectar. Entonces Paquito ya me lo había comentado, años antes, de si fichaba en el equipo, y contacté con él y fiché con ellos, y la verdad que súper encantada.

  1. ¿Qué tal llevas lo de ser una de las mejores corredoras de trail de Canarias?

La verdad es que me río, no me considero de la élite ni nada. Yo tengo mis logros, sí es verdad, que llevo años en esto y hay un montón de cositas que he hecho, incluso este año Campeona de Canarias de Trail, que para mí es bastante grande, y lo que me considero es una luchadora, constancia y sacrificio. Sacrifico un montón de cositas, pero me motiva. Y me motiva, claro, que la gente piense eso de mí pues me hace sentir súper bien. Pero nada, una más.

  1. Tendrás miles de anécdotas en tu carrera deportiva. Cuéntanos alguna que te venga a la mente.

La verdad es que anécdotas tengo muchísimas. Así, ahora, pues recuerdo una en el Cruza Tenerife, cuando salió el Cruza, que yo no había corrido sino nada más que media maratón en asfalto, y decidí lanzarme a los 73 km de montaña. Y se lo comenté a mi marido, que en aquel entonces era mi novio, y me dijo tú estás loca, cómo vas a hacer eso, es una locura, pues no te acompaño. No me acompañó, no, no qué va. Fue punto tras punto con el coche, siguiéndome de avituallamiento en avituallamiento. Y claro, él se asustó porque nada más dar el pistoletazo de salida tropecé, me caí al suelo, y él no lo sabía, pero cinco kilómetros más y me volví a caer al suelo, me reventé la rodilla, la barbilla, llegué a Garachico con un chichón en la barbilla negro, negro, inflamado, pero bueno. Lo pasé, lo terminé y súper contenta.

  1. ¿Cuál es el podio más especial al que has subido?

La verdad es que todos los podios tienen para mí algo especial, y quizá este año me quedo con el Campeonato de Canarias de Trail, en La Gomera, que fue la primera vez que cojo una banda al cruzar la meta y eso me llenó, me llenó un montón.

  1. El próximo fin de semana estarás en la Haría Extreme, una carrera que ya conoces y que es parte de la WAA Spain Ultra Cup. ¿Cómo se te presenta y qué esperas de ella?

Sí, este fin de semana tengo Haría Extreme, un recorrido que conozco, que ya lo he hecho, que es bastante rápido aunque tiene sus subiditas importantes y engaña, porque tiene sus pendientes, su desnivel, y la verdad que no esperaba estar en este punto. Tengo que lucharlo, está claro, espero que me salga bien, estoy bastante orgullosa con el campeonato de la Copa WAA Spain, una cosa que decidí a principios de temporada, de probar a ver qué tal iba, más que nada por salir fuera y probar a hacer cosas diferentes y no esperaba la puntuación ni la posición que tengo ahora mismo. Pero súper motivada y contentísima. Iré, pues claro, a darlo todo, todo lo que pueda, que me salga lo mejor posible, y a disfrutarla.

  1. ¿Tienes alguna estrategia en carreras largas?

Mi estrategia será disfrutarla. Ir a darlo todo, aprovechar mis puntos fuertes y a ver qué tal sale.

  1. ¿Cómo te planificas el calendario normalmente? ¿En función de las carreras, de tu estado físico, de los entrenamientos que lleves…?

Pues mi planificación intento compaginar lo que es familia, trabajo, carreras, las cosas que te salen y te rompen el día a día, pero lo intento compaginar lo mejor posible. Intento compaginar también con las carreras que le apetecen, o quiere prepararse bien mi marido, con lo cual tenemos que hacer artimañas para poder entrenar los dos y uno cuidar la niña y así. Intentamos no coincidir en las carreras que queremos hacer para eso, para que uno de los dos pueda quedarse con la niña. Llevo años haciendo copas y campeonatos, que es lo más que me gusta. Me motivan, me mantienen todo el año con esa chispita, y entonces es cuestión de ver fechas, organizarme, separarlas bien de una a otra las que quiero correr y las que quiero hacer como carreras puente o como tipo entrenamiento, para ir lo mejor posible. Entonces meto separación entre ellas para poder descansar y podérmelas preparar bien.

  1. ¿Cuál ha sido el mayor reto que te has marcado y que has conseguido?

El reto mayor pues ha sido la Ultra de Haría Extreme, los 94 km el año pasado, porque corrí en muy malas condiciones, algo me pasó en carrera, desde el kilómetro 34 y sufrí muchísimo, muchísimo. No pensé que pudiera terminarla, sin comer nada, llegar desde el km 34 hasta el 94, sin poder meterme nada a la boca. Para mí fue un reto llegar a meta.