Fernando Ruiz, actual director deportivo de la V Guayre Extreme nos desvela todos los entresijos de esta apasionante prueba ante la que ningún corredor queda indiferente, debido a la espectacularidad de sus paisaje y la exigencia de sus retos, en forma de obstáculos y pruebas.

1) ¿Cómo se llega a ser director de carrera de una prueba como la V Guayre Extreme?

Tras mi trayectoria deportiva como corredor en el mundo de los raids y en los trail es cuando un grupo de personas teníamos la inquietud  de organizar eventos de aventuras, dando mis primeros pasos  en la organización del Raid Ciudad de Arucas en diez ediciones. Junto con la Media Maratón de Campo a través Ciudad de Arucas, que en la actualidad la seguimos organizando. Y con la experiencia acumulada en la diferentes organizaciones a lo largo de años, fue cuando la empresa DG Eventos me propuso dirigir el apartado deportivo de una carrera de obstáculos. La cual definimos como Guayre Extreme que vivimos con mucha pasión

2)  ¿Cómo se germinó la idea de una prueba tan competitiva, divertida y exigente como la V Guayre Extreme?

DG Eventos, con su gerente Daniel González al frente, se puso en contacto conmigo en 2015 para organizar la primera edición de la Guayre Extreme. A pesar de que ya había competiciones por obstáculos, creíamos que podíamos aportar algo nuevo y dar otro enfoque distinto a este tipo de carreras. Para ello teníamos que buscar un paraje natural adecuado que permitiera incluir no sólo obstáculos en sí, sino también elementos inspirados y adaptados al mismo entorno natural. Acoplándonos a la propia orografía del terreno y empleando medios y recursos inspirados por el mismo emplazamiento y de la forma más respetuosa posible.

Además, queríamos añadir a todo ello ese toque de Guayre en recuerdo y homenaje a lo autóctono, a nuestros orígenes más auténticos y a nuestra historia, y que no fuera sólo una carrera a medida de la élite de competición. Sino una fiesta deportiva en la que todo el mundo pudiera cumplir con su objetivo y llegar a meta como un auténtico guerrero.

3) Quinta edición y éxito total de participación desde la primera cita, ¿A qué se deben estos resultados?

El éxito de inscripción y participación se debe en gran parte a la extraordinaria belleza de la zona donde se realiza la carrera ya que es uno de los parajes más espectaculares de toda la isla. Ubicado a una altitud de 700-900 metros y emplazado en un área de una increíble riqueza en cuanto a flora y fauna, lo que permite que la prueba se desarrolle en un entorno de gran valor paisajístico, sumergiendo al corredor en una naturaleza donde podrán disfrutar de unos parajes espléndidos.

Por otra parte, este mismo éxito se debe también a que la organización de la carrera siempre ha tenido como prioridad cuidar y mimar a todos los participantes para que puedan disfrutar con total seguridad de los desafiantes retos de esta inolvidable aventura. La seguridad y la atención brindada a cada protagonista es uno de los elementos fundamentales para explicar el hecho de que la carrera haya tenido tan buena aceptación y éxito en todas las ediciones.

4) Háblanos sobre los tipos de distancia y los obstáculos que se van a encontrar los participantes

Hay dos distancias. Nublo, de 13.8 kilómetros y 42 obstáculos, y Bentayga, de 9 con 32, de los cuales muchos de ellos son naturales como pueden ser reptar zanjas, transporte de sacos, cruzar trincheras, etc. Asimismo, en esta quinta edición hemos seleccionado otras novedades para que, de una cita a otra, los participantes tengan el estímulo de enfrentarse a nuevos retos. Unos muy sencillos de salvar y otros más complejos como pueden ser la pared francesa, muro finlandés, rampa invertida, la aguja, etc, de los que algunos son realmente muy entretenidos y requieren una buena preparación y un trabajo previo para superarlo satisfactoriamente. Esto hace un verdadero desafío al más puro estilo Guayre.

5) Aunque la competición se desarrolla de manera individual, también existe una por equipos, ¿Cómo funciona la carrera con varias personas en un mismo equipo?

Sí. Ofrecemos la posibilidad de competir en la modalidad de Equipo. Estos pueden ser masculinos, femeninos o mixtos y están compuestos por cinco corredores de los cuales, para puntuar, tienen que llegar a meta mínimo tres y, además, los tres a la vez ya que se pueden descolgar como máximo dos. Hemos querido organizarlo de esta manera y permitir la ayuda entre los componente del equipo con el objetivo de que los participantes tuviesen esa aventura en común en la que siempre hay alguien más débil en un tipo de obstáculo y alguien más fuerte que puede echarle una mano para superarlo.

De esa forma, lo que valoramos es el conjunto global del equipo donde clasificarían los tres primeros, fomentando así durante todo el recorrido el espíritu de colaboración y de ayuda mutua.

6) Esta quinta edición se vuelve a celebrar en el municipio de Teror, en Gran Canaria. Además de la primera edición en Vilaflor de Chasna en Tenerife ¿Tenéis previsto realizar la prueba en alguna otra localización en un futuro?

De momento no está previsto organizar una prueba en otro emplazamiento. Lo que sí queremos es consolidar la carrera de Vilaflor de Chasna, en Tenerife, que acaba de empezar. Mejoraremos las posibles carencias de su primera edición a la vez que seguiremos potenciando y enriqueciendo en pruebas y nuevos retos cada edición de la ya afianzada de Teror, la cual es un referente en este mundo de las carreras de obstáculos por montaña.

7) ¿Tienen en cuenta la huella ecológica que se deja tras la carrera? ¿Hacen algo en este sentido?

Siempre hemos tenido muy en cuenta este factor y todos los años para paliar el eventual impacto ecológico causado por la prueba, movilizamos a participantes, voluntarios y a quien lo desee a participar en trabajos de limpieza de las zonas eventualmente afectadas. Además de ofrecernos para otras tareas de replantación o de acondicionamiento del entorno.

En todo caso, para las pruebas y el recorrido de la carrera sólo se utilizan las zonas habilitadas según los permisos pertinentes otorgados por las autoridades competentes. Pero en gratitud por el recorrido disfrutado, no sólo se hace una limpieza exhaustiva del mismo, sino que desde la organización promovemos la disponibilidad para trabajos extras que los capataces o responsables, en este caso de la Finca Osorio, nos recomienden que hagamos y así contribuir a mantener y proteger este entorno tan privilegiado.

8) ¿Qué papel juegan los voluntarios en una prueba deportiva de estas características?

El papel del voluntario es imprescindible en este tipo de competiciones. Si no hay voluntarios, no hay carrera de obstáculos.  Cada año contamos con más des 100 voluntarios y no solamente como apoyo a lo largo del recorrido, ubicados estratégicamente en puntos que puedan ser conflictivos en cuanto a orientación o seguridad, sino incluso en tareas de jueces de los mismos obstáculos. Sin su valiosa presencia y ayuda sería realmente imposible el llevar a cabo este tipo de carreras y, por ello, se merecen todo el agradecimiento y el reconocimiento por esa labor que desempeñan.

9) Desde la organización, reciben ayuda tanto de instituciones públicas como de empresas privadas, ¿Es difícil encontrar apoyos para este tipo de eventos?

La verdad es que hay que reconocer y transmitir el agradecimiento por el apoyo que siempre hemos recibido por parte de las instituciones públicas, tanto desde el Ayuntamiento de Teror, como desde el Cabildo de Gran Canaria a través de las consejerías de Deportes y de Medio Ambiente. Y, cómo no, a las  empresas privadas que se implican dentro de sus posibilidades.

Cuando se organizan eventos de esta tipología es fundamental conseguir subvenciones y ayudas tanto de la empresa pública como de la privada ya que los gastos organizativos, de materiales y de seguridad son bastante elevados y no se podrían cubrir sólo con las cuotas de inscripción de los participantes.

10) ¿Se piensa incorporar en un futuro alguna prueba en la que puedan participar niños y niñas?

En este momento no está contemplado pero es cierto que es una posibilidad que se ha barajado aunque, al tratarse de una prueba bastante compleja de por sí, no sería fácil introducir un circuito para niños y niñas en paralelo con el de los adultos. Sí es verdad que en un futuro se podría barajar la eventualidad de poner obstáculos muy sencillos en un recorrido de un kilómetro por ejemplo y que incluso participasen junto con los padres al fin de potenciar el deporte en medio de la naturaleza. Y, así, familiarizarles desde pequeños con esta modalidad deportiva para que lleguen a ser unos excelentes futuros guayres.