Sara Pérez Sala, nadadora olímpica y triatleta profesional, participará este fin de semana en el Timanfaya Triathlon, uno de los eventos más importantes de Lanzarote. La deportista catalana, que se considera una apasionada de la competición, debutó en los Juegos Olímpicos de Atenas con solo dieciséis años. A los veinticuatro comenzó en el mundo del triatlón, proclamándose el pasado año Campeona de España de Triatlón en distancia olímpica. Aunque le preocupan un poco las previsiones meteorológicas, irá a por todas este fin de semana.

 

  • Con dieciséis años cumpliste el sueño de debutar como nadadora en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, ¿cómo recuerdas esa experiencia?

Es algo difícil de explicar con palabras. La recuerdo como si fuera un sueño o como si hubiera estado en una nube. Me acuerdo de que para ir por la Villa teníamos que ir en tren, y que la piscina parecía pequeña rodeada de tantas gradas. Además, pude comer al lado de deportistas a los que admiraba, aquellos que no paraban de ganar medallas.

  • Vas a participar este fin de semana en el Timanfaya Triathlon, ¿qué esperas de esta nueva edición?

Pues mi principal objetivo es “sacar la carbonilla”, y quitarme esos nervios de las primeras competiciones. Aprovecharemos también para ver cómo estoy en bici y carrera, por si debemos modificar el enfoque de los entrenamientos de las próximas semanas. Sé que la probabilidad de que llueva y de que haga mal tiempo es alta, así que también será un reto para mí desenvolverme en esas circunstancias.

  • De las tres modalidades que forman el triatlón, ¿cuál consideras que es la que mejor se te da y por qué?

La qué seguro que no es la que mejor se me da, es la carrera. Entre la natación y la bici creo que tengo un nivel similar.

  • ¿Qué te hizo decantarte por el triatlón?

La verdad es que no empecé precisamente joven en esto del triatlón. Empecé con veinticuatro años, aunque los dos primeros solo entrenaba en verano. Podría decirse que entrenando mínimamente en serio llevo tres años.

  • Es un deporte muy duro y sacrificado, ¿cómo se consigue esa constancia y esa disciplina que se requiere?

La natación es un deporte también muy sacrificado, y creo que gracias a ello soy una persona disciplinada en todos los aspectos de mi vida. Por otro lado, mi principal motivación es la competición, me gusta ser competitiva, y para ello es necesario entrenar. Siempre digo que hay que ser consecuente con lo que se quiere, así que no queda otra que ser responsable con los entrenamientos.

  • ¿Qué debe tener una prueba para que se convierta en una de tus preferidas?

La verdad es que me gustan todo tipo de carreras. Tanto los circuitos duros como los circuitos llanos me gustan mucho. Quizás lo que más me haga decantarme por un triatlón u otro es que haya una buena organización, un público entregado y un buen entorno para pasar un divertido fin de semana.

  • Muchas competiciones durante el año y un alto nivel de exigencia, ¿cómo lo compaginas con tu vida personal?

Tengo la suerte de que mi pareja también hace triatlón y compartimos algunos entrenamientos. Tengo su apoyo incondicional y no hace falta que le pida ayuda para que esté siempre a mi lado facilitándome los entrenamientos o mi vida personal. En cuanto al trabajo, este año gracias a la empresa especializada en melones, El Monarca, he podido dar un salto y reducir mi jornada laboral para poder centrarme un poco más en el triatlón y facilitar mi vida en general.

  • Campeona de España de Triatlón en 2017 en distancia olímpica, ¿cómo piensas superar un año tan bueno?

Más allá de los resultados, yo consideraría un éxito si durante el 2018 creciera como triatleta. Si consigo ser mejor corredora y minimizar todas mis carencias seguro que hará que 2018 también sea un gran año.

  • Después de haber participado ya en unas Olimpiadas, ¿cuál es tu máxima aspiración ahora mismo como deportista?

La verdad es que me gusta la filosofía de Cholo Simeone. Mi sueño ya se hizo realidad y por ahora voy partido a partido tratando de disfrutar al máximo de cada carrera. Esta es mi máxima aspiración, disfrutar y ser feliz con cada instante de triatlón que vivo.