El trail tinerfeño conoce bien a Toño González, uno de esos corredores que sigue haciendo kilómetros por amor a la montaña. Cualquier tarde se le puede encontrar por el circuito de La Quinta, en Santa Úrsula, donde entrena normalmente, si bien asegura que le gustan las ultras por su toque aventurero. Tercer clasificado de la pasada Ultra de la Blue Trail, Toño es una rara avis en estos tiempos en los que las carreras de montaña crecen a pasos agigantados.

  1. Sueles entrenar por Santa Úrsula. ¿Combinas estos entrenamientos con la montaña?

Suelo entrenar por la zona de La Quinta y alrededores desde hace muchos años, además de la cercanía de mi casa lo hago porque puedo combinar por la zona tanto los entrenos de rodajes, ritmos y cuestas. También tengo buenas amistades que solemos coincidir por allí, y en ocasiones compartimos entrenos sobre todo los de calidad. Por supuesto lo combino con entrenos de monte, sobre todo los fines de semana, para hacer los largos, y cuando preparo alguna prueba intento meter algún día de monte entre semana también.

  1. ¿Cómo gestionas normalmente tus entrenamientos antes de una carrera grande?

Mis entrenos, ufff… la verdad es que soy bastante autodidacta en esto de los entrenos, suelo entrenar por sensaciones como se suele decir. En los comienzos recuerdo pedir asesoramiento a mi buen amigo Migue el cual regentaba un gimnasio al que yo acudía, es un gran profesional, me preparaba los entrenos y yo intentaba seguirlos a rajatabla hasta que pasados unos meses me di cuenta de que no disfrutaba de lo que hacía. Desde entonces hago las cosas a mi manera. Intento seguir un orden dentro del desorden (risas). Simplemente me dedico a combinar las sesiones y meter más o menos volumen dependiendo de la prueba que preparo. Antes lo basaba todo en cantidad, lo cual suele acabar en lesiones y estancamiento, ahora cuido más la calidad. También suelo hacer bici tanto de carretera como montaña, pero más que por complementar lo hago porque disfruto mucho la bici, ya hacía bici antes del tema de las carreras. En definitiva, no soy el mejor ejemplo a seguir en lo que entrenamiento se refiere (risas).

  1. ¿Prefieres las grandes distancias? Si es así, ¿por qué?

Sí, prefiero las largas distancias, aunque de vez en cuando alguna corta para sacar la carbonilla no viene mal….  Me gustan las ultras porque siempre entrañan cierto aire aventurero, aunque últimamente en las ultras se corre mucho, me gusta correr de noche, encontrarme solo,  con la lucha que tienes que lidiar contigo mismo para no venirte abajo y superar los inconvenientes que encuentras por el camino, y si son ultras no demasiado masificadas donde pueda estar el mayor tiempo posible solo, mejor. La recompensa de llegar a meta en la larga distancia para mí es una experiencia muy gratificante.

  1. ¿Cuál es el secreto para completar con éxito más de cien kilómetros y no morir en el intento?

(Risas) Aquí no hay secreto, hay que entrenar y prepararse bien, también ser algo cabezón (risas)…  Luego hay factores externos ajenos a uno mismo que pueden echar al traste una carrera como puede ser algún tipo de lesión o problemas físicos puntuales el día de la carrera, con lo cual el factor suerte tiene también cierta importancia, pero sin trabajo no hay nada. Opino que siempre es bueno presentarse en una carrera con buena preparación previa para acabarla con garantía y llegar bien a meta, disfrutarla en la medida que se pueda, pero no acabarla a toda costa.

  1. Si tuvieras que decir cuál es tu mejor cualidad como corredor, ¿cuál sería?

Mi mejor cualidad como corredor… Sin duda la capacidad de sufrimiento físico y mental, mi umbral para soportar esas situaciones e ir solventando los inconvenientes que encontramos durante la carrera es bastante alto, siempre me he considerado más sufridor que corredor.

  1. Este año te subiste al podio general de la Tenerife BlueTrail. ¿Cómo viviste esa carrera en concreto?

Este año vi como la Blue ha madurado bastante, aprendiendo de errores pasados para ir mejorando. En mi opinión la organización rozó la perfección, también en repercusión mediática ha ganado mucho. En lo personal, la Blue siempre ha sido una carrera a la que le tengo mucho cariño ya que fue la primera carrera de casi 100 km que hice hace unos años. Creo que las veces que la he corrido siempre he realizado un buen papel estando en el top 10,  pero siempre me ha quedado la espina de poder hacerla mejor y este año tenía una motivación extra. La preparé lo mejor que pude con el objetivo de intentar estar entre los 5 primeros y  al final mira, las circunstancias de la prueba me hicieron conseguir la tercera plaza de la general. Aunque sabía que en la bajada iba a perder tiempo debido a una lesión de pubis que arrastro desde hace años, la pude gestionar bien, lo di todo, sin duda una tercera posición bastante sufrida para mí, y la satisfacción plena al llegar a meta es algo indescriptible, los amigos, conocidos y desconocidos se volcaron conmigo, lo recordaré siempre con mucho cariño.

  1. ¿Cómo ves actualmente el trail en Canarias, y concretamente en Tenerife?

El trail en Canarias goza actualmente de buena salud, solo tienes que mirar la lista de inscritos de cualquier prueba que se realice para ver que el nivel participativo es muy alto. Es un deporte en auge, no necesitas mucho para poder practicarlo y además de hacer deporte conoces mucha gente. También vivimos en un entorno ideal para la práctica del trail y otras actividades al aire libre, con unos montes diversos y maravillosos, es nuestra obligación cuidarlos. Tenemos muchas pruebas donde elegir y cada vez de más calidad, los organizadores cada vez se vuelcan más en mejorar y eso es esencial para que perduren en el tiempo. Así como tenemos gran nivel participativo, también tenemos muchos corredores destacados, algunos de ellos incluso a nivel nacional y mundial, tenemos presente y futuro. Esto debe de ser motivo de orgullo de todos nosotros.

  1. ¿Cuál ha sido el mayor reto que te has planteado hasta la fecha?

Bueno, cada carrera es un reto sea cual sea su distancia. Un reto muy bonito que nos propusimos hace unos años un grupo de amigos fue una prueba de 100 millas que se llamaba Emmona por el Pirineo Catalán, la que desafortunadamente ya no se hace y que a pesar de suspenderla y pararnos en el km 114 aproximadamente por tormentas eléctricas la disfrutamos como ninguna, fue épica y la experiencia vivida brutal sin duda. También un gran reto fue el vivido en la Faro a Faro 2017 con sus más de 170km pasando por el pico del Teide junto a mi compañero el Cholo, donde estuvimos casi 40 horas de convivencia y pasamos de todo, algo que queda grabado de por vida. Pero vamos, que para cumplir un reto no es necesario ponerse un dorsal, solo hay que proponerse algo y tener ilusión por cumplirlo.

  1. ¿Y cuáles te quedan por cumplir?

Yo no diría qué retos me quedan por cumplir ya que no es que tenga una lista con unos objetivos determinados que cumplir sí o sí.  Si es cierto que hay varias pruebas que me gustaría hacer al menos una vez en la vida como pueden ser UTMB o La Ronda del Cims entre otras, si me dan a elegir me quedo con la Ronda (risas)…  Me gustaría poder salir más a península a realizar pruebas, ya que tienen  una cantidad de ultras muy interesantes y con el planteamiento de ir a vivirlas más que a competir, pero desgraciadamente la economía manda y los últimos años no han ayudado demasiado en ese aspecto, pero bueno, mientras iremos haciendo lo que se pueda, todo tiene su época y tengo claro que en el momento en que no me sienta competitivo o con la suficiente motivación para hacer carreras las dejaré a un lado, aunque siempre estaré por esos montes ya sea corriendo, dando pedal o simplemente paseando, al final el deporte para mí es un estilo de vida.