Este pasado sábado 4 de septiembre tuvo lugar la octava edición de la prueba ciclista FuerteBike con más de 1200 inscritos llegados de todas partes de las siete islas. Una prueba que superó hace unos meses el número de inscripciones previsto, y consiguió números similares a la prueba previa a la pandemia, una auténtica locura teniendo en cuenta la situación sanitaria actual.

Un evento consolidado que se ha convertido en un reto a lograr en un enclave único, el de Corralejo, en La  Oliva, Fuerteventura. En él ha sido vital la implicación del Cabildo, el Ayuntamiento de La Oliva y los organizadores. Que aunaron fuerzas y se coordinaron para conseguir que la prueba se desarrollase con normalidad. Actuando en todo momento con responsabilidad y empatía, cumpliendo en todo momento las normas sanitarias estipuladas.

Un referente en nuestras islas de las pruebas ciclistas, con un recorrido  sencillo y factible a nivel técnico, que se hace duro por el viento y el calor. Y que está dividido en dos pruebas principales: el maratón y la media maratón, de 82 y 45 kilómetros respectivamente.

Una de las noticias más relevantes y que más valor tiene ha sido el notable incremento de la participación femenina, hasta un 20% con respecto a la pasada edición. Lo que supone un enorme paso adelante e lo que a inclusión se refiere.

Para tener un poco más de información sobre la prueba majorera nos hemos puesto en contacto con el equipo organizador de la misma.

¿Te animarás a participar el próximo año?

Entrevista a la organización de la FuerteBike

1.-Ya esta de vuelta la Fuertebike, la espera se ha hecho eterna, necesitábamos la mayor prueba de BTM de canarias. ¿Teníais ganas? ¿cómo ha sido la vuelta al ruedo? 

 Ganas habí­an muchas tras no haberse podido celebrar el año pasado. La vuelta al ruedo aunque muy laboriosa, finalmente gratificante.


2.- Octava edición, ¿qué expectativas teníais, y que valoraciones hacéis del evento?

 Las expectativas fueron superadas con creces , siempre dentro de los limites impuestos por las autoridades sanitarias.   El evento puede valorarse como un paréntesis  de ” normalidad ” dentro de un periodo de pandemia mundial.

3.-  La carrera tiene un valor paisajístico fuera de lo común ¿por qué zonas ha discurrido este año? ¿vuestro tramo favorito?

La prueba ha transcurrido entre;  barrancos, montañas , zonas de Dunas y gran parte de pistas de la costa norte ,  en donde Lanzarote y la isla de Lobos, se mostraban cual guardia pretoriana escoltando el paso de los ciclistas. Nuestro tramo favorito es la llegada a meta , ya que cada participante que la cruza, desprende un halo de satisfacción a pesar del gran esfuerzo realizado.


4.- En la anterior edición trajisteis hasta 1000 personas de toda España, ¿qué tal ha ido la participación este año por el COVID? ¿Os sorprendió tener una cifra aún mayor?

Finalmente, la salida la tomaron 990 corredores.  Teniendo en cuenta las circunstancias que estamos padeciendo, tanto a nivel económico, como sanitario, aunque sea feo decirlo, para la organización la participación ha sido un éxito rotundo.


5.- ¿Ha sido difícil la organización de un evento en esta era de COVID? ¿cual ha sido la mayor complicación? ¿y la mayor alegría? ¿Algo que os hubiera gustado implementar en la prueba y no habéis podido?

Lógicamente, debido al COVID19, el nivel de dificultad ha aumentado exponencialmente. La mayor complicación ha sido todo lo derivado con permisos y con protocolos sanitarios. La mayor alegrí­a, ha sido el poder haber sacado el evento adelante de forma satisfactoria para los participantes, que al fin y al cabo,  son los únicos y auténticos protagonistas de este día. Nos hemos limitado a centrarnos en lo que podíamos hacer, en lugar de en lo que nos gustarí­a hacer.  


6.- Tras este éxito rotundo ¿cómo se le queda el cuerpo a uno? ¿cuál es el siguiente paso para la Fuertebike?

Una vez finaliza el evento y los niveles de adrenalina disminuyen casi hasta desaparecer, el cuerpo queda como el de Don Quijote tras luchar contra los molinos de viento.