Yacomar Socorro comenzó a practicar taekwondo con apenas seis años de edad, en el club Kim Gáldar, en Gran Canaria, donde reside esta joven promesa del karate. “Comencé a hacer Taekwondo a los 6 años en una escuelita que tenía mi club. Después de llegar a cinturón verde me trasladaron al gimnasio principal, situado en Gáldar, donde se encontraban todos los cinturones negros, que es el lugar donde sigo entrenando a día de hoy”. Lo que le hizo decantarse por este deporte viene a raíz de una historia un tanto peculiar. “Recuerdo que estaba en el colegio en medio de una clase cuando entró el profesor de la escuelita de Barrial a promocionar el Taekwondo. Al llegar a casa lo primero que hice fue decirles a mis padres que lo quería probar.” Yacomar asegura que el principio fue duro, pero gracias a la gran acogida que recibió por parte del club, que desde el primer momento le hizo sentir parte de su familia, entrenando en un gran ambiente de trabajo y con el compromiso y el apoyo de todos sus compañeros, hizo que se decantara no solo por este deporte, “sino también por el que sabía que sería mi club para toda la vida”.

Jamás olvidará su primer Campeonato de España; un antes y un después en la competición de Yacomar: “Caí en el primer combate, y eso fue lo que me hizo cambiar, a partir de ahí mis entrenamientos eran más exigentes, más largos, más específicos para lo que quería mejorar, me propuse a mi mismo no volver a caer en el primer combate”. Sin embargo, asegura que fue una experiencia inolvidable y que le hizo ganar muchas amistades. El lujo de estar con los mejores de toda España y poder verlos combatir son recuerdos que siempre conservará en su memoria.

En 2017, fue propuesto por el Ayuntamiento de Gáldar para los Premios Isla Europea del Deporte que otorgó el Cabildo de Gran Canaria, una noticia que recibió con absoluta sorpresa. “Lo primero que me vino a la mente fue: ¿por qué yo?, Gáldar es un pueblo con muy buenos deportistas, pero no puedo negar que me alegré muchísimo y que fue muy gratificante recibir un premio así, no solo por el título en sí sino por todo el trabajo y esfuerzo que hacen falta para conseguirlos”.

Yacomar termina un 2017 con numerosos éxitos deportivos a sus espaldas. La clave, nos cuenta, ha tenido que ver con el trabajo y el esfuerzo depositados en cada uno de sus entrenamientos. Con el paso del tiempo, los campeonatos van siendo más difíciles y aunque ha sido un camino duro, al final el trabajo ha dado sus frutos. “Obviamente, no podría haberlo conseguido solo, sin la ayuda del genial equipo de competición tanto del propio Kim Gáldar, como del Gimnasio Hermano, el Nuevo Doksuri; todos ellos han ayudado a mi mejoría y han sido bastante claves en mi progreso”.

Aunque guarda un especial recuerdo del tercer puesto conseguido en el Campeonato de España por Clubes, el título que más ha significado para él ha sido cuando se proclamó por primera vez campeón de Canarias. “Durante mucho tiempo ese título era lo único que tenía en la cabeza; fue durante la categoría reina, Senior, y yo acababa de llegar de Junior. El combate fue uno de los más ajustados y difíciles que recuerdo, contra un competidor mucho más experimentado que yo. Finalmente en el último segundo, conseguí meter el punto que me proclamaría campeón de Canarias por primera vez, un título que he defendido durante 3 años más”.

Posiblemente, otra de las causas de su éxito deportivo sea su capacidad de auto exigencia. “Me exijo mucho, y muchas veces soy consciente de ello y mis compañeros me lo dicen, pero creo que si no fuera así jamás hubiera llegado a donde estoy”. Se considera una persona que busca mejorar con cualquier experiencia, sin importar ganar o perder un combate, porque siempre habrá algo que trabajar y mejorar para seguir creciendo como competidor. Un luchador nato que se caracteriza por su actitud guerrera, de no rendirse nunca y mantener siempre ese afán de superación.

Agresivo pero cauto; así se define este taekwondista galdense. “Soy muy cauto hasta que conozco la manera de combatir de mi rival y luego busco sus puntos débiles y es cuando soy agresivo, hay que crearle inseguridad al contrario para que sea él quien no esté al 100% y se despiste”. Para Yacomar, a la hora de combatir, lo más importante es estar siempre al 100% y no relajarse nunca, ya que basta un segundo de despiste para un KO. Su mejor virtud es su capacidad de reflejo, que le sirven para esquivar eficazmente a los rivales, además de la lectura del combate, analizando cada movimiento del rival para saber cual es el momento de atacar, de esquivar o de buscar el casco que es lo que mejor se me da.

Con el paso de los años, sus aspiraciones en el mundo del taekwondo han ido incrementando. Empezó con un objetivo claro: ser campeón de Canarias, pero ahora mismo lo que más desea es conseguir el objetivo que tiene en mente para este 2018: repetir medalla nacional en al menos uno de los tres campeonatos de España a los que va a asistir. “Y si se da la oportunidad, me gustaría visitar algún país cercano, para conocer nuevos competidores, nuevas experiencias y si se puede, traer una medalla colgada de alguno de esos campeonatos”.

Con un futuro prometedor, Yacomar no descarta la posibilidad de salir de las Islas para continuar con su carrera profesional. Pero lo que tiene claro, es que si se diera el caso, trataría de volver, ya que su hogar estará siempre en Gran Canaria, junto a su familia y su club.